¿Eres un escritor brújula o un escritor mapa?

escritor mapa o escritor brújula

Me encanta la clasificación propuesta por Javier Marías que dividió a los escritores de dos maneras muy acertadas: escritores brújula y escritores mapa. Estas dos propuestas definen cuál es la manera de acercarse a los textos y a la creación literaria de algunos escritores. El escritor brújula es el que sabe de dónde sale pero no sabe a dónde quiere llegar, es el tipo de escritor que se deja llevar por su intuición y deja que  la imaginación y sus ideas lleven el timón de su escritura sin preocuparse por planificar ni  estructurar la trama de su novela que poco a poco toma forma de una manera más espontánea; el escritor mapa, en cambio, se traza un camino a seguir planificando la estructura, los personajes, la trama, el argumento… es decir, el escritor mapa organiza de manera metódica lo que va  a escribir y sabe muy bien hacia dónde se dirige. Se trata, pues, de dos tipos de escritores muy diferentes y cada cual se identificará más o menos con uno de ellos o quizá se verá más como un escritor a mitad camino entre el escritor brújula y el mapa, que es lo que ocurre en la mayoría de los casos.

1. Escritor brújula: sus puntos fuertes

  • Una idea o una frase es lo único que necesita este tipo de escritor para comenzar con su historia. Se pone a ello y se deja llevar sin darle muchas más vueltas al asunto. Lo bueno de trabajar con esta espontaneidad es que las ideas conservan sus frescura porque el escritor no les ha dado demasiadas vueltas con lo cual las posibilidades creativas son muchas.
  • La originalidad suele ser una característica de estas novelas, envueltas en un toque más personal y sin ataduras a un plan previo o incluso a un género.
  • El escritor deja que personajes y trama se vayan creando de una manera más libre y espontánea dejando la mente en total libertad y a partir de esta libertad a la hora de escribir, pueden surgir aspectos muy interesantes de la novela que ni se imaginaba si lo hubiera planificado todo y hubiera seguido un plan concreto.

La contrapartida de ser un escritor brújula y dejarse llevar por las ideas es que el resultado final quizá necesite más correcciones y más reescritura. Es muy posible que haya demasiado texto escrito por impulso y el escritor tendrá que recurrir a las tijeras para eliminar lo que sobra. Además, escribir de manera tan espontánea puede  generar errores en la trama e incoherencias en la historia que el autor tendrá que revisar bien en la fase de reescritura.

«Hay dos tipos de escritores: los jardineros y los arquitectos. El arquitecto planifica toda la casa antes de martillar el primer clavo; dibuja esquemas, sabe cuán profundo debe cavar para hacer el sótano, cuántas habitaciones habrá y dónde irán las tuberías. Luego tenemos a los jardineros que cavan un agujero, plantan una semilla y la riegan con su sangre, y después ven qué sale e intentan darle forma. Soy más jardinero que arquitecto». George R. R Martin (Autor de Canción de hielo y fuego

 2. Escritor mapa: sus puntos fuertes

  • Si te quedas sin ideas, no será tan grave porque ya tendrás un “mapa” de tu novela y podrás seguirlo hasta terminar tu historia: dependes menos de la inspiración y más de un trabajo eficiente y organizado de planificar tus ideas antes de ponerte a escribir
  • El escritor mapa incurre en menos incoherencias tanto en la trama como en los personajes y la historia en general suele estar mejor hilvana, sin tantos flecos en el argumento como le ocurre al escritor brújula.
  • Es más sencillo corregir y revisar la novela de un escritor mapa porque la lectura es más navegable y el lector no se pierde porque la estructura es más sólida y el conjunto se nota más cuidado.
  • El trabajo de reescritura será menos complicado porque los errores son más detectables ya que al tener una planificación previa, el escritor puede ver si se ha desviado del plan inicial, qué le ha faltado o que le sobra en el conjunto de su novela.

Investigando sobre este tema, he encontrado un artículo del blog Pluma en acción del cual os transcribo la lista de autores mapa y autores brújula con ejemplos muy interesantes:

Escritores principalmente de mapa

  1. J.K. Rowling, autora de Harry Potter: planificó cada novela de la serie capítulo por capítulo y escena por escena. De hecho, publicó algunos de sus esquemas en Internet.
  2. John Grisham, autor de Tiempo de matar: «No comienzo una novela hasta que haya vivido con la historia un buen rato, al punto de escribir un esquema. Después de tantos libros, he aprendido que cuanto más tiempo paso haciendo un esquema, más fácil se hace escribir el libro. Si juego sucio cuando hago el esquema el libro me da problemas».
  3. Sylvia Plath, autora de La campana de cristal: como Rowling, también hace esquemas de lo más detallados. Elaboró uno para su novela La campana de cristal, la cual relata sobre su propio descenso a la locura.

Escritores principalmente de brújula

  1. Stephen King, autor de El resplandor: puede que Stephen King sea el único en esta lista que se encuentre en un extremo, aunque no me atrevo a asegurarlo. Para empezar, dice que «Los esquemas son el último recurso para los malos escritores de ficción que desearían estar escribiendo una tesis». Añade: «Desconfío del argumento por dos razones: la primera, porque por lo general nuestras vidas carecen de argumento, incluso cuando tienes en cuenta todas las precauciones razonables y te planificas con cuidado; la segunda, porque creo que planear una trama no es compatible con la espontaneidad de la verdadera creación».
  2. George R. R. Martin, autor de Canción de hielo y fuego: en una entrevista con Joe Abercrombie, Martin dijo: «Hay dos tipos de escritores: los jardineros y los arquitectos. El arquitecto planifica toda la casa antes de martillar el primer clavo; dibuja esquemas, sabe cuán profundo debe cavar para hacer el sótano, cuántas habitaciones habrá y dónde irán las tuberías. Luego tenemos a los jardineros que cavan un agujero, plantan una semilla y la riegan con su sangre, y después ven qué sale e intentan darle forma. Soy más jardinero que arquitecto».
  3. Margaret Atwood, autora de El cuento de la criada: afirma que no puede escribir pensando primero en la estructura. Se guía por algo efímero, como un sonido o una imagen, y los detalles nacen al escribirlos.

Imagen:  Esquema de La orden del Fénix de J.K. Rowling